Proyecto Montessori:

Educación activa, basada en la pedagogía Montessori

Después de 8 años trabajando en escuelas infantiles, donde me había desmotivado tras comprobar la enorme deshumanización y la realidad que se vive en las aulas, con elevadas ratios, altos niveles de estrés y pedagogías obsoletas, descubrí que existen otras formas de educar, desde el respeto, sin prisas, escuchando, acompañando, y tuve la suerte de desarrollar un motivador proyecto como Madre de Día, y tras 2 años cumpliendo este sueño, he visto la oportunidad de trasladarnos a una bonita Escuela, de pedagogía Montessori , donde deseamos seguir creciendo, compartiendo una filosofía de vida y un mismo enfoque pedagógico, con un maravilloso equipo formado por Marta y Cristina, ambas son grandes apasionadas de la profesión, con gran experiencia en la metodología Montessori, incluso en escuelas de Reino Unido, pero sobre todo con un objetivo común; priorizar el bienestar y la atención de los niños para acompañarlos de la forma más respetuosa posible. Porque esa es la principal esencia del proyecto, la crianza respetuosa y la disciplina positiva.

Little House School es un recurso de conciliación de la vida familiar y laboral, además de una alternativa a las guarderías tradicionales o escuelas infantiles.

Siendo la familia el primer contexto educativo por excelencia, en donde el niño aprende las bases fundamentales para relacionarse con su mundo interno y externo. En Little House School ofrecemos una continuidad al ambiente familiar, proporcionando un servicio de atención a la primera infancia.

Los referentes pedagógicos en los que se basa nuestro proyecto son múltiples: Montessori, Emmi Pickler, y Waldorf. Aunque todas estas pedagogías se centran en el respeto hacia el niño, en sus necesidades e intereses; todas consideran imprescindible la actividad infantil, que surge de la espontaneidad de los niños y de su curiosidad natural, además del hecho de que crezcan en libertad, potenciando su autonomía. Nosotros nos centramos principalmente en la metodología de trabajo de Montessori, pero igualmente tomamos pinceladas de cada una de las pedagogías activas  para dar forma a este proyecto desde el convencimiento de que el niño y sus inquietudes, son el principal eje de cada aprendizaje.

1.2. Funciones y responsabilidades:

Nuestras funciones y responsabilidades se basan en el propio bienestar del niño, el cuidado de su alimentación, el descanso y la higiene, siempre potenciando los espacios desde el amor y el cuidado íntimo y respetando al niño, a la vez que se marcan unos límites adecuados para garantizar su seguridad. Una vez cubiertas sus necesidades de subsistencia, se añaden otras funciones tales como;

  • La de garantizar una total seguridad en el hogar-ambiente.
  • Velar por el bienestar del niño, acompañándolo y proporcionándole los medios adecuados para su crecimiento físico y emocional.
  • Favorecer un buen desarrollo de sus capacidades individuales, creando un ambiente donde se potencie la autonomía del niño. Él es capaz de hacerlo por sí mismo si le ofrecemos los medios necesarios para hacerlo (excluyendo las necesidades de subsistencia, que son cubiertas con ayuda siempre y cuando el niño la necesite).
  • Respetar los ritmos individuales de cada niño, fomentando que él sea el protagonista de su propia historia evolutiva y personal.
  • Ofrecer y organizar el espacio físico en función de las necesidades de los niños, tratando de construir un espacio acogedor, seguro, cálido y agradable. Donde puedan moverse con autonomía.
  • Mantener una actitud abierta, cordial y transparente con los padres y los niños, dentro de un ambiente tranquilo y de confianza.

Todo esto está encaminado a conseguir que los niños sean responsables, autónomos, sociables y tolerantes, a la vez que se construyen a sí mismos como seres humanos únicos y libres de elegir desde el mismo instinto que los hace existir.

1.3. Objetivos de la propuesta pedagógica

Los niños y niñas durante su estancia en Little House School desarrollarán las siguientes capacidades:

  • Reconocer y representar su cuerpo, descubrir sus funciones y sus posibilidades de acción y expresión.
  • Reconocerse como persona diferenciada de los demás, formando así una imagen ajustada y positiva de sí mismo, lo que proporcionará una elevada autoestima y una autonomía personal.
  • Implicarse en el cuidado y mantenimiento del entorno, con actividades como el cuidado de los animales, de las plantas, conciencia sobre la importancia de reciclar y la limpieza del entorno.
  • Apropiarse progresivamente de los diferentes lenguajes para expresar sus necesidades, preferencias y sentimientos.
  • Experimentar y expresarse a través de la expresión plástica, musical y corporal.
  • Utilizar la lengua como instrumento de comunicación, aprendizaje y disfrute.

1.4 Contenidos

Conocimiento de sí mismo y autonomía personal.

  • Exploración e identificación de algunas partes del propio cuerpo y del de los demás, señalándolas y nombrándolas en juegos y actividades cotidianas como vestirse y desvestirse, el aseo personal, a través de cuentos…
  • Experimentación de sentimientos de seguridad y afecto en la realización de actividades diversas dentro de los juegos de psicomotricidad.
  • Percepciones sensoriales diversas: visuales, táctiles, auditivas…, en situaciones educativas cotidianas como juegos, comidas o aseos.
  • Exploración y toma de conciencia de sus posibilidades, intereses y limitaciones motrices en actividades de desplazamiento tales como gatear, andar, subir y bajar, saltar, deslizarse o rodar, disfrutando con sus logros y aprendiendo a canalizar la frustración en caso de no conseguirlos.
  • Identificación y expresión de emociones básicas propias y ajenas, como alegría o miedo, iniciando actitudes de empatía para aprender, con ayuda, a vivir juntos.
  • Aceptación y control progresivo de las emociones en situaciones cotidianas, y desarrollo de sus propios sentimientos.

Bienestar personal y vida cotidiana:

  • Identificación de necesidades básicas como sed, sueño, higiene, movimiento o afecto, mostrando confianza en sus posibilidades para satisfacerlas autónomamente o con ayuda.
  • Participación en actividades de imitación de acciones de la vida cotidiana y de juego simbólico, disfrutando con ellas y desarrollando la capacidad de organización y anticipación de la acción.

Interacción con el medio físico y natural:

  • Exploración y observación de objetos y materiales presentes en el medio a través del juego heurístico con la realización de acciones como acariciar, golpear, recoger, arrastrar, enroscar, abrir, soplar…, verbalizando los procesos al descubrir sensaciones, características y utilidades.
  • Anticipación de algunos efectos de sus acciones sobre objetos, animales o plantas, mostrando interés por su cuidado y evitando situaciones de riesgo tanto para él como para los demás.
  • Interés por la indagación sobre elementos y materias (agua, arena…), descubriendo algunos de sus atributos y cualidades como frío, caliente, seco, mojado, grande o pequeño.
  • Interés por observar los elementos de la naturaleza (tierra, agua, nubes, etc.), animales y plantas, y descubrir algunas de sus características.
  • Identificación de algunos fenómenos del medio natural (día y noche, sol y luna, lluvia…) y establecimiento de algunas relaciones con actividades y situaciones habituales.
  • Disfrute y satisfacción al realizar actividades al aire libre y en contacto con la naturaleza, desarrollando actitudes de cuidado. Colaboración en la limpieza de los espacios cotidianos.

La vida con los demás:

  • Participación en juegos de imitación de situaciones de la vida cotidiana representando diferentes oficios, papeles o roles para iniciarse en la comprensión del mundo que le rodea, disfrutando con ellos.
  • Participación en actividades diversas aceptando compartir con los compañeros tanto al adulto como los espacios y materiales.

Comunicación y expresión verbal:

  • Utilización progresivamente ajustada de la lengua oral en situaciones de comunicación habituales para denominar la realidad, comunicar necesidades y sentimientos, evocar experiencias, y como medio para regular la propia conducta y la de los demás. Y la utilización de gestos para apoyar la intención comunicativa.
  • Utilización progresiva de las normas básicas que rigen el intercambio comunicativo (mirar a quien habla, esperar turno, escuchar con atención a adultos y compañeros) utilizando recursos paralingüísticos para reforzar el significado de los mensajes.
  • Evocación de hechos y vivencias de la vida cotidiana representándolos mediante el juego simbólico e incipientes narraciones orales.
  • Atención, comprensión y disfrute con la escucha de cuentos, poesías, rimas, trabalenguas, adivinanzas, explicaciones, instrucciones y descripciones como forma de comunicación, información y disfrute.

Otras formas de comunicación: plástica, musical y corporal:

  • Utilización de todas sus posibilidades expresivas para comunicar necesidades, estados de ánimo y deseos e influir en el comportamiento de los demás.
  • Expresar y comunicar experiencias, hechos, emociones, sentimientos y vivencias mediante la manipulación y transformación de diferentes materiales plásticos.
  • Representación de personajes, hechos y situaciones mediante juegos simbólicos, disfrutando en las actividades de dramatización, imitación, danza y en otros juegos de expresión corporal.

Principios metodológicos:

«Little House School» favorecerá la autonomía, el desarrollo interior y la espontaneidad de los niños y niñas.

Para ello el ambiente estará adaptado a los niños y niñas, con muebles donde se almacenarán los juguetes pedagógicos, principalmente de madera, a su medida, para que tengan libren acceso y, por lo tanto, plena autonomía de elección del material con el que desean jugar en cada momento.

Esto favorece, además de a la autonomía, a la libertad de elección sin coacción.

Existen diferentes estudios que demuestran que los niños aprenden a través de juegos que despiertan y captan su interés.

Este proyecto está basado esencialmente en tres pedagogos, que son María Montessori, Rudolf Steiner y su pedagogía Waldorf y EmmiPikler.

Los principios metodológicos en los que se basa el método Montessori son:

  1. La creación de un ambiente libre de obstáculos, que facilite el movimiento del niño/a, que le genere confianza, donde cada elemento tiene su razón de ser.
  2. Utilización de materiales pedagógicos aptos al desarrollo evolutivo del menor, materiales hechos de elementos naturales, como la madera, libre de pinturas tóxicas y de artilugios complicados. Que les ayude a desarrollar habilidades cognitivas básicas.
  3. El adulto será una persona preparada, cuya intervención será discreta, prudente y respetuosa.
  4. La individualidad del niño, ya que cada niño es único en cuanto a sus capacidades, sus intereses y sus ritmos.

En cuanto a los principios metodológicos de la pedagogía Waldorf destacamos:

  1. La autonomía del niño/a.
  2. El aprendizaje a través del juego y del movimiento, ya que los niños aprenden haciendo.
  3. Los niños aprenden a través de la observación e imitación, por lo que la educadora o el educador debe de servir de modelo y facilitar al niño/a los materiales que empleamos en nuestro día a día, como la comida, los utensilios de la vida cotidiana, la ropa, etcétera, para que aprenda haciendo mediante el juego, además de que debe cuidar su lenguaje, su vocabulario, sus gestos y las actividades que realiza.
  4. Los juguetes que se emplean son, en su mayoría, hechos artesanalmente, aprovechando también elementos de la naturaleza como piedras, palos, arena, conchas, etcétera.

Por último nombramos los principios metodológicos más recalcables de Emmi Pickler, médica que realizó estudios profundos acerca del comportamiento y desarrollo de los bebés.

  1. El bebé es capaz de desarrollarse de forma autónoma, lo único que necesita por parte de la madre, padre, tutor/a, educador/a es sentir el cariño y el apoyo, que se le facilite un espacio seguro, amplio y, cuando realmente se sienta que está preparado para ello, pasará a la siguiente fase del desarrollo motor.
  2. Cada niño/a necesita su tiempo, su momento. Hay que buscar y fomentar los momentos íntimos, como el cambio, la comida, el baño, para intercambiar miradas, palabras dulces, caricias, cuyo momento fomentará la autoestima, la seguridad y la confianza del niño/a.
  3. El niño/a, no es un mero objeto durante el cuidado, sino un participante activo.

Como podemos observar, los principios metodológicos de Montessori, Waldorf y EmmiPickler tienen bastante relación entre sí, muchos de los principios coinciden en los tres, como es el caso del objetivo principal de «Little House School», que es la autonomía del niño/a.

Nosotros nos centramos principalmente en la metodología de trabajo de Montessori, tomando pinceladas del resto de pedagogías activas.

1.5 Actividades

Periodo de adaptación:
Este es una de los procesos más importantes para los niños, familias y la madre de día.

Durante los primeros días, dependiendo de las necesidades de los niños, pasarán un tiempo corto en la escuela, en compañía al principio de su persona de apego y, progresivamente, la persona de apego irá dejando solo o sola al niño/a durante un tiempo cada vez más largo, hasta que se observe que la adaptación ha sido superada.

Objetivos:
Educadora: Conocer las necesidades del niño/a
Familia: Conocer el espacio y la pedagogía.
El niño/a: Superar la angustia a la separación en compañía de las familias.

Metodología:
Durante el periodo de adaptación, es conveniente que el niño/a traiga consigo su juguete o material de apego, esto le hará sentirse más seguro/a en el nuevo espacio.

No obstante, una vez superado este periodo, si el niño/a así lo quiere, podrá traer siempre que lo desee su material o juguete de apego.

Los padres que así lo deseen podrán pasar ratos en nuestro espacio, jugando, saliendo a pasear, etc., durante este periodo. De esta manera, el niño/a verá la situación como algo normal, lo que les ayudará a adaptarse mejor al espacio y a la educadora.

Juego libre:

Es una de las actividades más importantes que se desarrollarán en «Little House School».

El niño/a adquiere conocimientos gracias a la experimentación libre de los objetos, por lo que se le facilitará un espacio y unos materiales para que juegue libremente con lo que más le llame la atención.

El juego libre tiene beneficios como el desarrollo de la creatividad, la imaginación, el esfuerzo por conseguir los objetivos deseados.

Objetivos:

  1. Placer por jugar
  2. Desarrollar la motivación individual de cada uno de los niños/as.
  3. Adquirir destrezas y habilidades como la creatividad, la imaginación, ingenio.
  4. Desarrollar los sentidos, la expresión musical, verbal, corporal y plástica.

Metodología:

  • Se habilitará un espacio y unos materiales que contribuyan al desarrollo de los objetivos marcados.
  • La educadora adquiere el papel de observadora, no interviene en el juego libre, simplemente está para generar un ambiente de seguridad en caso de que surja un conflicto que los niños no sean capaces de resolver por sí solos.

Cuentos:

Esta actividad para el proyecto de «Little House School» es importante dado que como ya nos sugiere el nombre de nuestro proyecto, el inglés también está presente en nuestro aprendizaje, y es a través de los cuentos, y especialmente de las canciones, como lo vamos a introducir.

A través de los cuentos, los niños desarrollan su imaginación.

Los cuentos tienen un gran papel en el desarrollo del lenguaje y del pensamiento, lo que les permite escuchar, recrear el cuento, comentarlo, reflexionar sobre lo contado e imaginarse las escenas.

Contamos con una gran variedad de cuentos tradicionales, como la colección de Teo, así como otros más actuales donde se reflejan los nuevos modelos de familias, la diversidad y los sentimientos. También pueden traer cuentos y haremos jornadas de cuentacuentos, de este modo, las familias se implicarán más en la educación de sus hijos/as y se generará un sistema de trueque y de cooperación entre la madre de día y las familias, lo que favorecerá la relación entre ambos.

Objetivos:

Educadora: Generar la comunicación

Niño/a: Desarrollar el lenguaje, el pensamiento reflexivo, la escucha activa y la imaginación.

Metodología:

  • Los libros estarán situados en una estantería baja, a la altura de los niños/as, lo que les permitirá acceder a ellos cuando así lo deseen, no cuando la madre de día lo digo.
  • La selección de cuentos es muy importante, por lo que se cuidará la estética y la ética de los cuentos.
  • Cuando los niños lo pidan, la educadora contará tantos cuentos como sean necesarios, nunca obligando a los demás a escuchar.

Salidas al parque:

Las salidas al parque son un momento fundamental para el desarrollo motor de los niños/as, en este tiempo los niños corren, saltan, prueban lo que pueden lograr con su cuerpo y exploran los diferentes materiales del entorno.

Objetivos:

  • Desarrollar las habilidades motoras.
  • Explorar el entorno y los diferentes materiales que hay en este.
  • Relacionarse con los demás niños/as.

Metodología:

  • Las educadoras y los niños/as del grupo Comunidad Infantil, acudirán al parque siempre que las condiciones lo permitan, que llueva un poco no tiene por qué impedir la salida, unas buenas botas de agua y un chubasquero puede ser la solución.
  • Una vez en el parque, los niños/as podrán jugar libremente, la educadora les vigilará en todo momento por su seguridad, no intervendrá en la exploración del niño del entorno y de sus propias habilidades motoras.

Actividades de autonomía:

Con actividades como la comida, los niños y niñas pueden desarrollar su autonomía, con la finalidad de que los niños aprendan a poner y quitar sus platos y terminen comiendo solos, sin la ayuda del adulto.

Objetivos:

  • Desarrollar la autonomía
  • Fomentar la autoestima al ver conseguido los logros.

Metodología:

La educadora les enseñará las normas básicas de cómo comportarse en la mesa, como enseñarles a ponerse su plato, su cubierto y su vaso, comer con modales y, una vez finalizada la comida, recoger, en medida de lo posible, sus materiales.

La comida se desarrollará en un ambiente tranquilo, sin prisas, respetando los tiempos y necesidades de cada uno.

1.7. Materiales pedagógicos

Los materiales están elegidos con sumo cuidado, primando que sean materiales pedagógicos estilo María Montessori o Waldorf, esto quiere decir que son de madera y cuyos objetivos principales son el aprendizaje y el desarrollo de los sentidos a través del juego.

Los juguetes seleccionados ayudan a desarrollo motriz y sensorial, además de estos juguetes, contamos con el denominado «cesto de los tesoros», en el que se depositan materiales de la vida cotidiana como botes de cristal con tapón, botes de plástico, tapas, cucharas de madera, esponjas, etc. que despierten la curiosidad y fomenten la experimentación de los niños/as, además de que desarrolla el oído, olfato, tacto y el movimiento.

Los objetos se escogen atendiendo a sus cualidades (madera, plástico, metal, formas, tapar, etc.), y que estén en buen estado, sin astillas, sin roturas. Lo que denominamos como juego heurístico

1.8. Organización del tiempo

A continuación se adjunta un horario orientativo.

Los horarios y las actividades serán totalmente flexibles, es decir, se ajustarán a las necesidades e intereses de los niños y niñas.

Si la educadora observa que los niños están muy interesados explorando la naturaleza a la hora de la salida al parque, no se interrumpirá la actividad para ir a comer.

Siempre se intentará seguir unas rutinas y unos hábitos, pero estas rutinas nunca podrán interrumpir el interés puesto por el niño/a en una actividad.

08:30-09:00 Horario ampliado

09:00-09-30 Entradas 

09:30-11:00 Asamblea, juego libre y trabajo Montessori 

11:00-12:00 Salida al parque

12:15-12:30 Aseo

12:30-13:15 Preparación de la mesa y comida todos/as juntos/as

13:15-13:30 Aseo

13:30-15:30 Siesta

15:30-16:00 Meriendas y nos preparamos para las salidas.

16:00 Salidas

16:00-16:30 Horario ampliado

® Vacaciones escolares y otros días no lectivos.

El horario anual será parecido al horario escolar publicado en la Orden 8835/2012, de 19 de julio, de la Consejería de Educación y Empleo. Se intentará ajustar a las necesidades de cada familia.

Comienzo de la actividad: El 9 de septiembre del 2019.

Fin de la actividad: El 31 de julio del 2020.

Vacaciones:

El mes de agosto la escuela permanecerá cerrada.

Festividades año 2019/2020

Los que determine la Comunidad Autónoma de Madrid para el año 2019 en el ejercicio de sus competencias.

1.9. Organización espacial

Se trata de un ambiente hogareño, totalmente diáfano, separando las distintas estancias a través de estantes bajos, a la altura de los niños, para proporcionar una visión amplia del espacio.

Diferenciamos tres amplías salas, una se trata del espacio Nido, donde se encuentran los bebés, con todos los materiales esenciales para su desarrollo óptimo, destacar que no hacemos uso de cunas para dormir, sino que lo hacemos en colchones, para poder ofrecer un contacto directo al bebé y proporcionarle así mayor seguridad, así como tampoco hacemos uso de hamacas ni de otros elementos que entorpezcan su desarrollo natural o que atrasen el gateo.

Contamos con el Espacio para el grupo de Comunidad Infantil, con zonas habilitadas para el trabajo Montessori, zonas de juego libre, rocodromo, elementos de psicomotricidad como los materiales Pikler, zona de descanso y un aseo accesible y adaptado para ellos.

También disponemos de otro espacio para comer, una zona polivalente para desarrollar distintas actividades.

Es una habitación cálida y muy luminosa, con grandes ventanales que nos proporcionan luz solar natural, suelos de madera y alfombras infantiles.

Los muebles que almacenan los diferentes materiales pedagógicos están a la altura de los niños/as y a su entera disposición, ya que los cestos, que hace las veces de cajones, se pueden extraer sin dificultad, son de tela y mimbre.

1.10. Alimentación de la escuela

La alimentación es una parte fundamental para el buen desarrollo y mantenimiento de una buena salud y armonía interior, por ese motivo, «Little House School» ofrecerá la posibilidad a los padres de poder proporcionar diariamente el menú que mejor les parezca a ellos para sus hijos manteniendo así una importante continuidad con la es que su alimentación habitual.

Los menús se adaptarán a las necesidades individuales de cada niño/a según consideren sus propios padres, y de modo que si hubiera intolerancias alimenticias, no exista ningún riesgo de intoxicación dado que desde casa se podrá traer la comida perfectamente etiquetada con el nombre de cada niño, en un envase cerrado y de cristal. Siempre tratamos de evitar los plásticos, sobre todo en lo referente a nuestra alimentación.

1.11. Participación de las familias

Para «Little House School» la participación de las familias en la educación y la integración de las mismas en el proyecto educativo es un factor determinante para el buen desarrollo del menor.

Los niños/as son unos grandes observadores/as, por lo que si ven a los suyos integrarse y participar en su educación, les trasmitirán seguridad y confianza, facilitando así la incorporación a nuestro hogar.

La cooperación entre ambas partes está llena de ventajas, facilitará mucho el trabajo de la educadora así como el de las familias, que se irán tranquilas sabiendo que su hijo/a se queda tranquilo y feliz.

Las familias podrán entrar a nuestro hogar-escuela siempre que lo deseen, siempre y cuando la educadora considere que esto no está perjudicando la integración y adaptación del niño/a.

Es importante que las familias dediquen un tiempo a la despedida y a la bienvenida, en este periodo de tiempo, mientras los niños continúan jugando y aprendiendo, se establece un vínculo que favorece la comunicación entre ambos.

Entrevista inicial:
La directora invitará a las familias a conocer «Little House School», y les mostrará su espacio, así como el proyecto educativo y la filosofía de este, y realizará una serie de preguntas que le ayudará a conocer un poco más al niño/a, que le guiarán al inicio de éste.

Periodo de adaptación:

Es necesario que las familias dediquen, como mínimo, una semana entera al periodo de adaptación.

Es un proceso que requiere su tiempo, ya que para el niño/a supone un fuerte cambio separarse durante un largo periodo de tiempo de los suyos.

Se irá evaluando diariamente al niño/a y viendo entre ambos de qué manera, si es necesario, podemos coordinar acciones para que el menor se integre y no le resulte su estancia un trastorno.

Reuniones con las familias:

La educadora estará abierta a recibir a las familias cuando así lo deseen, sin fechas previamente marcadas, salvo una reunión semestral.

Si la educadora observa algún tipo de alteración, inmediatamente convocará una reunión con las familias, y, si estas desean entrevistarse con la educadora, pedirán cita para una reunión.

Las educadoras y las familias se comunicarán diariamente a la llegada y a la recogida, con lo que, a priori, la información que se transmita será suficiente. Haciendo uso también del wassap para poder hacer partícipes a las familias de todo cuánto acontece, a través de vídeos, fotos y mensajes.